domingo, 10 de julio de 2016

Eugenia Toledo Renner

Eugenia Toledo Renner


Encuentro

Caminaremos para entrar en esa parte del mundo / el pasado

escuchando el silencio que irrumpe en estruendo

deslizante suave torrente / limpio de desechos

caminaremos buscando "cierto perdido paraíso"

ondas de hojas cristalinas / absorbidas por ojos y ojos de otros

que parecen ángeles nadando en el aire / fosforescentes

insinuación de viento / visible e invisible

una sombra / y una arruga sobre el agua somos

y el espejo que nos retiene

inconfundible / ahí mismo lo encontramos




El país de las puertas


Qué llaves usar para el cerrojo, para abrir la puerta de la casa que parece papel de acuarela. No es una puerta, son muchas, una tras otra, como páginas de un libro viejo.
He llegado al país de las puertas y las he golpeado suavemente para dar voz a sus ecos. Pequeños toques para no herir la madera que envejece y la pintura que cae pared abajo, mientras los pequeños golpes retumban adentro. Casas de resonancia son las que visito. Se ven como si hablaran, pero nadie responde.
¿Qué ocupa el lugar de los habitantes en las casas vacías? me pregunto. Sumo, resto. Pienso que con el tiempo a lo mejor será necesario romper las puertas concienzudamente y ver lo que hay adentro. Y aun así estas cajas chinas ocultarán cosas que no se dicen, se resistirán a las escobas y a la luz de las ventanas.
Mientras tanto, por más que pretenda saber, nunca sabré absolutamente nada de sus secretos bajo candado.

Corazón lento en sus rieles


Dicen que según pasan los días las cosas se quedan atrás. Mala noticia para los que coleccionan, porque las cosas se deforman con el tiempo. Cambian. Nada es igual a ayer, porque es hoy. Los dolores que van y vienen, el reloj que se echó a perder, la máquina que ya no funciona, los retazos de los géneros que llegaron a ser un mantel, y lució en su mesa; los canutos con hilos enredados; las agujas con sus ojos por los que ya nunca pasó un camello, mucho menos un rico; la manivela que ya nadie usa, la gata curiosa y metete, la ciudad desde la ventana y la vida no nueva afuera. Pasa la memoria. Todo debe ser mirado desde abajo, desde el humus y bajo techo desde donde escuchamos el chapoteo del corazón, un tren lento en sus rieles. Y la lluvia. No olvidemos la lluvia. Y la Virgen en la gruta del cerro que está muy vieja.

Lo perdido

Fui al lugar de las cosas perdidas y las encontradas

<loss and found> que le llaman en inglés,

estaba en un aeropuerto de mi país; fui a preguntar

por si se encontraran, le dije al empleado, mis maletas.

¡Qué no he perdido! Agregué mientras él tomaba nota.

He perdido mucho tiempo y lo quiero recuperar

Acaso si encuentra los años perdidos, llame a este fono

No me importa si encuentran mis errores, no los quiero

Tampoco me interesan las celebraciones perdidas

Clases que nunca tomé, tareas que no alcancé a entregar

Los amigos buenos perdidos, esos los quiero de vuelta

Es irreversible, pero no van a encontrar mis dolores de cabeza

nadie me devolverá los días y los meses enferma

tampoco las cosas inútiles y no apreciadas por los demás

los episodios y las molestias que llevan a la nada

ni tus palabras que se llevó el viento al sur o al norte

porque fuiste lo que nunca se supo.

Eso sí quiero ahora lo que perderé mañana,

porque estoy perdiendo la memoria.

Todo lo que he perdido no hay lugar donde quepa.

En realidad, su oficina es muy chica,

Le estoy pidiendo mucho, le dije, si

hasta perdí una tía que, según se comentaba, perdió el tren.

Pero por ahora al menos busque mis maletas, por favor.

No las perdí yo, fueron ustedes. Y llame a este fono: 935-2230

(c) Eugenia Toledo Renner

Temuco
Chile

Eugenia Toledo Renner, nació en Temuco, Araucanía, Chile.

Profesora de Castellano, Universidad Católica, sede Temuco.

Magister en Literatura Hispanoamericana y Doctora en Literatura

Española del Renacimiento, Universidad de Washington, Seattle,

USA. Comenzó a enseñar en Talleres de Escritura desde el año

2005, en la Richard Hugo House en Seattle. Ganó varios

premios en Estados Unidos por sus trabajos poéticos. Tiene un

extenso estudio sobre la "Poesía de Fray Luis de León" y cinco

libros de poesía publicados. Dos libros digitales, el último "Aguas

Inarticuladas" sobre la Patagonia Chilena. Eugenia ha editado varios

textos además y ha sido publicada en revistas de varios países.

Pertenece a la Organización Partners of the Americas Chile/USA y

la Asociación Internacional de Literatura y Cultura Femenina

Hispánica,USA. Actualmente reside en su ciudad natal.























































































No las perdí yo, fueron ustedes. Y llame a este fono: 935-2230

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

puede escribir aquí su comentario